Para comenzar, el paraíso

Restaurante: Atrio

DirecciónPlaza San Mateo, 1, 10003 Cáceres

Lo mejor: Que todo estaba buenísimo

Lo peor: El precio no permite ir cada día

Precio: 165€

Ya hace tiempo que me surgió la idea de mezclar en un blog dos de mis grandes pasiones: viajar y comer. Creo que llegó el momento. Pero, ¿por dónde empezar? Creo que tanto el lugar como el restaurante vienen perfectos para esta pequeña aventura. Un restaurante galardonado con dos estrellas Michelin en la comunidad autónoma de donde son mis padres: el Atrio en Cáceres.

IMG_20160826_134023.jpg

Un aficionado a la buena gastronomía debería, al menos una vez en la vida, permitirse un lujo así y gastarse el dinero que nos costaría el viaje de un fin de semana en un buen banquete como este. Sí, mucho dinero, pero merecido. La gente que jamás ha ido a un restaurante de alta cocina piensa que se quedará con hambre, con esos mini platos. Nada más lejos de la realidad! Salimos de allí llenos, bien llenos, de comida exquisita, buenísima y nos trataron como reyes. Escogimos el menú de siempre, con ingredientes principalmente de la tierra, y no defraudó. menu.png

De los entrantes destacar la Loncheja Ibérica con calamar. Jamás hubiera pensado que en ese plato habría un calamar.

IMG_20160826_142946.jpg

Una vez terminados los entrantes pasamos a la acción. Careta de cerdo conjuntada con una cigala y un cremoso suave y exquisito. Combinación mar y montaña tremenda. Eso sí, el arroz meloso no tuvo nada que envidiar. Empezaba lo bueno y con mucha fuerza.

IMG_20160826_144426.jpgIMG_20160826_143634.jpg

Después de 6 platos y muchos sabores y texturas llegaron el pescado y la carne. Merluza y cabrito como protagonistas de sus platos. En este caso me decanto por el cabrito. Eso sí, creo que la emulsión de ajoblanco y nabo ha sido uno de los mejores caldos que he probado jamás. El cabrito, cocinado perfecto y con una salsa riquísima.

IMG_20160826_145316.jpgIMG_20160826_150604.jpg

Y después de tanta tralla llegó el momento más deseado por mi: los postres! Nada menos que tres postres y algunos extras en plan sorpresa. Increíble la manera de probar la torta del casar, típica de la provincia de Cáceres. Y que decir de un postre de tocino acompañado por unos riquísimos helados. La guinda (cereza en este caso) final no fue lo que parecía. Venía como una cereza pero en realidad no lo era, y no hace falta decir, que estaba mucho más buena que la fruta.

IMG_20160826_151730.jpgIMG_20160826_152436.jpg
IMG_20160826_153326.jpg

En definitiva, una comida que no se podrá olvidar y espero poder repetir.

One comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s