El placer de comer en Tickets

Restaurante: Tickets

DirecciónAv. del Paraŀlel, 164, 08015 Barcelona

Lo mejor: Saber que todo estará bueno

Lo peor: Conseguir realizar una reserva

Precio: 100€ por persona. Cada uno se pone su presupuesto.

Cuando vas al cine esperas que te entretengan, incluso que te puedan sorprender. Sabes que el show durará unas dos horas en las que se explicará una historia, en la que si has elegido bien la película estará bien enlazada y te dejará embobado. Cuando salí de Tickets no me habían contado una historia pero había cenado de lujo y me habían entretenido y sorprendido durante dos horas. La puesta en escena, porque hay que llamarlo así, fue como estar dentro de la película.

Desde el inicio te asignan un camarero que se convierte en tu persona de confianza, a la que le puedes dar todo el poder para que decida qué cenarás esa noche. Puedes elegir tú los platos o dejar que sea tu camarero el que haga la selección de ellos, basado en un presupuesto inicial y condicionado a alergias o ingredientes no deseados. Nosotros elegimos la segunda opción y a disfrutar!

Cuando te traen una olivas (solidarias) lo que más sorprende es no tener que masticarlas, que se deshagan en la boca y que tengan una textura y sabor al de cualquier oliva. Primera sorpresa: excepcional.

IMG_20161115_201820.jpg

El segundo entrante fue una pizza de gorgonzola y anchoa. Yo, no muy amigo de las anchoas, no le noté un gran sabor por lo que un fan de este pescado quizá pediría más de este plato, perfecto para mí.

IMG_20161115_202050.jpg

Tercer plato también para comer con los dedos: gofre de albahaca y queso scamorza. Otra de las sorpresas agradables puesto que el pesto, dentro de la masa del gofre, conseguía, pese a lo fuerte del sabor pesto, dejar notar ese queso tan bueno como es la scamorza,

IMG_20161115_202359.jpg

El cuarto plazo fue quizá el que más me decepcionó. Setas con burrata, un plato donde ninguno de los ingredientes principales destacó y le dio un sabor insípido y sin fuerza y que lo hizo el plato más prescindible de la noche.

IMG_20161115_203131.jpg

A partir de aquí todo iba cada vez a mejor. Los nigiri crujientes de berenjena donde no habían granos de arroz. En su lugar, el arroz tostado formaba una masa ligera y crujiente con un “filete” de berenjena sustituyendo al salmón típico de los nigiri y que era incluso mejor.

20161115_203657.jpg

Quizá uno de los más buenos fue el cangrejo real con mayonesa acevichada y romero. Fresco y con un sabor exquisito, que sin duda, junto con la presentación, hace que sea uno de los platos estrella de Tickets.

20161115_203845.jpg

El mini airbag de queso manchego resultaba peculiar en su presentación, con el queso en la parte superior, y por la manera en la que el pan se desinflaba al darle el bocado.

20161115_204257.jpg

Siguiendo con los “bocadillos”, nos sirvieron una minichapata de anguila ahumada con gelatina de soja que cambió mi idea radicalmente de este producto tan poco apetecible visualmente. Siempre tiene que haber una primera vez para todo y me convencieron: la anguila está buena. Quizá perdieran en cuanto a presentación con el plato anterior pero en sabor no hay discusión alguna, este es mucho mejor.

20161115_210048.jpg

La especialidad de Tickets son las ostras e irse sin probar una creímos que hubiera sido un pecado. En nuestro caso nos tocó viajar a Sevilla y nos la sirvieron con gazpacho, que estaba de manera solida en la misma ostra, y que hacía que la mezcla de ambos sabores se produjera dentro de la boca.

20161115_205421.jpg

Ante tanto festín un descanso. El Mar y Montaña de navajas y “cap i pota” fue un buen contrapunto a tanta comida creativa. Relax en justo en medio del show.

20161115_211234.jpg

Continuamos, ahora sin cubiertos. con el taco de cochinillo con mayonesa de hoisin. Una nueva manera de comer cochinillo, ese animal tan típico de nuestra gastronomía y del que todo se puede aprovechar.

20161115_212333.jpg

El pulpo crujiente con mayonesa de kimchi y los pepinillos del Tickets fueron el mejor plato (sin contar los postres) de la noche. El pulpo tenía un punto de cocción perfecto y acompañado con el rebozado crujiente y el pepinillo era la combinación perfecta de sabores. Un 10.

20161115_210414.jpg

Foie gras Maison Mitteault en escabeche. Grasa pura, que untada en el pan, hacía que se inyectara directamente en vena y que tuvieras que acabarla toda de lo buena que estaba. Fue el plato para acabar con la parte salada.

20161115_204608.jpg

Una vez acabada la cena faltaban los postres. Nos llevaron a una nueva sala, ambientada para la ocasión, mucho más tranquila, donde nos esperaba el postre de bienvenida. Bien parecía que al comerte el capullo, con una textura gelatinosa, era una rosa lo que estaba degustando el paladar.

image

A continuación fueron viniendo las nuevas sorpresas con una pizza dulce, con mascarpone y amaretto, melocotón confitado y una mezcla de hierbas luisa y lima. El melocotón le daba la suavidad y la frescura para poder continuar ingiriendo platos. Este fue, sin lugar a dudas, el postre que menos destacó, pero fue porque las comparativas son odiosas y lo que vino después fue sublime.

20161115_214546.jpg

Quizá lo mejor de la noche fue el cheesecake de Tickets. Una maravilla de montaje en el que el postre está en el interior de la cobertura. Estábamos devorando lo que en un principio parecía un queso cremoso pero con sabor a cheesecake. Espectacular y sin palabras nos quedamos.

20161115_215238.jpg

Toque sutil de publicidad para acabar, después del mayor subidón: chocolate simulando el corcho de una botella de vino.

20161115_220332.jpg

Tener una estrella Michelin se tiene que notar, y en Tickets no solo destaca la comida, también esta experiencia conjunta, gastronomía, presentación, trato, sorpresa, etc. Un sin fin de adjetivos que hacen repetir no sea una opción, será una obligación.

Si son buenos, no hacen falta más

Restaurante: 4 plats i punt

DirecciónCarrer de Cartagena, 328, 08025 Barcelona

Lo mejor: La carta es apta para todo el mundo.

Lo peor: El precio podría parecer caro de entrada.

Precio: 20€ por persona con el descuento de El Tenedor.

IMG_20161017_212204.jpg

El día de mi cumpleaños me regalaron una cena en el Tickets Bar de Albert Adriá, sí, el hermano de la persona más famosa de L’Hospitalet. Pero como se ha de conseguir reservar con unas semanas de antelación me llevaron a cenar antes a un restaurante cerca del Hospital de Sant Pau, y oye, acertaron. Hablan de su cocina de mercado, de centrarse en un plato de carne, uno de pescado, un vegetariano y el plato del día, y de tener claro que la calidad es lo primero.

El descuento con el que íbamos nos hacía tener que comer mucho y no nos quedó más remedio que sacrificarnos por una buena causa. Empezamos con la torrada de huevos de corral con espinacas y queso gorgonzola. Huevos fritos y queso juntos, que gozada! Menos mal que venían dos, sino hubiéramos tenido serios problemas y esto acababa de empezar.

IMG_20161017_213913.jpg

Para seguir abriendo boca nada menos que un risotto vegetariano, con calabaza, espinacas y más queso, esta vez de cabra. De sabor bueno pero para mi gusto muy salado, quizá fue el único fallo de la noche.

IMG_20161017_214709.jpg

De segundos platos ligeros: Secreto ibérico horneado con salsa naranja y romero y el plato estrella del restaurante, rabo de toro con puré de la casa. Lo dos platos estaban de muerte, el secreto muy tierno, como debe ser, y con una salsa que congeniaba de manera excepcional. Y ni que decir que el plato estrella, tratado de ilegal en la carta, era puro espectáculo. Creo que ha sido el rabo de toro más suave que jamás haya probado. Solo por este plato merece la pena pisar este restaurante.

IMG_20161017_220307.jpg
IMG_20161017_220257.jpg

No son platos para hacer régimen, son platos de invierno, de poner grasa para el frío y que mejor que hacerlo pecando de esta manera, dándose el gustazo de saber que lo que te estás comiendo te va a dar calorías, pero qué calorías más ricas!

Especial Tapantoni

Cada año por estas fechas el barrio de Sant Antoni de Barcelona nos ofrece una ruta de tapa más bebida por 2,5€ llamada Tapantoni. Este año será del 11 al  27 de noviembre y yo, que soy un poco ansias, ya he ido para comentar los sitios que he probado, y por supuesto, tener margen para poder repetir.

El primero de todos fue el restaurante chileno Merquén, que ofrecía un minibocadillo de carne “mechada” con una salsa chilena buenísima que tenía tomate, cebolla y cilantro entre otras cosas. Sin duda, fue el más arriesgado y a su vez el mejor de la noche. No hay que decir que repetí y que volveré a probar más cosas que no una simple tapa.

IMG_20161112_211220.jpg

Superar la primera tapa sería difícil, habíamos empezado muy fuertes sin saberlo, pero el siguiente sitio tenía una tapa que era apuesta segura para intentar mantener el nivel. Panecillo con queso brie, sobrasada y miel, muy mal tenía que ir para que no estuviera bueno. No decepcionó y Jovani & Vins casi estuvo a la altura del minibocadillo chileno.

IMG_20161112_215828.jpg

La siguiente parada fue un italiano: Ragú Bar Cucina Napolitana. Cazuelita de pasta con crema de queso y patatas gratinadas. El fallo de la noche. Soso de sabor, donde el queso, que tenía que ser el ingrediente que diera fuerza al plato, no brilló y por lo tanto hizo que la pasta estuviera insípida y sin aportar nada a la noche. No hubo Rock & Roll.

IMG_20161112_223334_editada.jpg

Para no acabar la noche con un mal sabor de boca nos fuimos a por una hamburguesa de toda la vida y eso mismo fue lo que nos ofrecieron en la Hamburgueseria La Lia: carne de ternera con queso cheddar, curry, tomate, lechuga y pimiento del padrón, básico pero apuesta segura. Muy buena y un sitio a tener en cuenta para ir a algo más que no una simple tapa.

IMG_20161112_230102.jpg

El problema de ir a cenar y no a comer es que los sitios que ofrecen postre cierran, obviamente, antes. Una pena porque nos quedamos sin probar los turrones y vino dulce que ofrecían en la Heladería Sirvent. Habrá que volver a dar una vuelta por el barrio antes del día 27.

Nice people, nice burger

 

Restaurante: Nice People

Dirección: Carrer del Rosselló, 235 08008 Barcelona

Lo mejor: Calidad y sabor a un lado, éstas no empachan como lo hacen otras cadenas de hamburguesas

Lo peor: Para el que lo sea, no hay plan burger vegetariana

Precio: 13€ el menú con postre

Que las hamburgueserías están de moda, lo tenemos claro, y de que hay muchos mitos de lo malas que son también somos conscientes. No hay más que recordar el titular que la OMS lanzó el año pasado. Ahora bien, no vamos a dejar de comerlas. ¿Hay algún alimento, junto con la pizza, que pueda mezclar carne, verduras, fritanga, salsas, pan, y mil cosas más inimaginables y que esté tan bueno? La respuesta es obvia, no.

Una hamburguesería tiene que llamar la atención por su local, por su carta de presentación, evidentemente por la variedad de combinaciones de sus elaboraciones, pero algo que también da puntos es su singularidad, y este es el caso del restaurante del que voy a hablar hoy.

Nice people es un restaurante/panadería que de momento tiene un único local en Barcelona. Dispone de 10 combinados para sus burgers entre las que destaco la Teriyaki, por original, la Nice Formatges, porque soy muy fan del queso, y la Salvaje, la que pedí porque ese caviar de berenjena había que probarlo.

IMG_20161018_212232.jpg

La carne buenísima, y un punto más a su favor, el tamaño, en la justa medida, para no pasar ni hambre ni reventar, ese tamaño preciso que te permite poder pedirte un postre al final.

Los acompañantes de la hamburguesa, todos vegetales en este caso, deliciosos. El salteado de setas combinaba muy bien con los espárragos y ese caviar de berenjenas, que para un fan como yo no puede decir que no a probarlo.

Una hamburguesería que también es panadería ha de destacar también por su pan y así es. El pan es excelente, se ajusta al tamaño de la hamburguesa y por cierto, no se rompe!

El menú de 12 incluye la bebida y unas patatas o una ensalada, pero una vez vienes a comer “guarro”, que mejor que unas patatas y encima bravas. Destacar que eran mucho más sabrosas que no las patatas con queso chedar y bacon.

No hay menú burguer completo si no se come un postre. Y los tres que están en la carta son igual de válidos. Después de probarlos todos, no podría escoger uno solo, creo que si se va en grupo, hay que elegir uno de cada al menos.

IMG_20161018_205319.jpg

Creo que un buen sitio para ir a comer con los amigos es este, un local en el cual el espacio entre mesas permite poder comer bien y compartir un rato agradable.

Más que aprender

 

Restaurante: L’h@m

Dirección: Passeig del Taulat, 24308019 Barcelona

Lo mejor: La relación calidad/precio

Lo peor: No abre los fines de semana ni festivos

Precio: 11€ el menú

Muchos ya lo conocían, seguro, pero para mí ha sido el descubrimiento del año, y queda poco para acabar. El día que tus compañeros de trabajo deciden llevarte al restaurante de prácticas de la Escola Superior d’Hostelería de Barcelona piensas que sí, que los platos estarán bien, pero que tendrán fallos. Pues no! Grata sorpresa. Bueno, bonito y barato. Por 11€ descubres que un menú de mediodía no ha de ser sólo comida de rancho o la típica comida de una cadena de restaurantes. El menú, que suele ir cambiando cada día de la semana, es una selección de platos muy ricos y sofisticados, con una presentación digna de Masterchef y con la más que probable dedicación e interés por que salga bien del propio cocinero. Sinceramente, cualquiera de los platos que elegí podrían estar en la carta de restaurantes y ser los de mayor éxito.

De entrante elegí unos pimientos de piquillo rebozados rellenos de bacalao y con una salsa para comerte una barra de pan mojando.

IMG_20161011_133639.jpg

De segundo una merluza en salsa y acompañada con verduras, que siempre vienen bien para engañarse a uno mismo y pensar que compensará con el postre.

IMG_20161011_134755.jpg

Venir aquí y no probar el postre es delito. El que lo cambia por el cortado merece ser sacrificado. Todos los postres están expuestos en un carrito, al más puro estilo americano. Si me dejaran, elegiría todos, pero como podía ser uno, probé una mousse de chocolate, presentada en forma esférica, y rellena de mermelada de frutos del bosque y con una galleta buenísima en la base.

IMG_20161011_141213.jpg

En resumen, todo aquel que pueda, ha de visitar L’H@m para descubrir que en Barcelona hay una muy buena cantera de cocineros.