Un capricho en Álava

Restaurante: Capricho de Baco

DirecciónSancho Abarca Ibilbidea, 20, 01300 Guardia, Araba

Lo mejor: Todo, pero sobre todo la goxua

Lo peor: La ubicación, a las afueras de las murallas, no les favorece

Precio: 19,50€ de menú fin de semana

IMG_20161031_145325.jpg

Mirando la carta se podría pensar que el menú es barato, y que los 19,50€ no son caros para un destino turístico como es Laguardia, en Álava. Y cuando sales del restaurante, después de probar cualquiera de los platos, aún te parece más barato.

Después de visitar el pequeño pueblo de Laguardia, en el microclima característico del País Vasco (hablo del frío y la lluvia), apetece sentarse para comer bien. Es por eso, que este restaurante, a las afueras de la muralla, ofrece todo eso.

El servicio, pese a tener el local lleno, nos atendió perfectamente. Cuidadosos, detallistas y muy amables, estuvieron al nivel de la calidad de la comida: perfectos.

Como primer plato el risotto de boletus con parmesano fue fantástico. Nada que envidiar al risotto que cualquier restaurante italiano puede ofrecer. Cremoso en la medida perfecta, acompañados perfectamente de los boletus y con el toque, que siempre aporta, del queso parmesano.

img_20161031_140102

Los segundos aún parecen mejores. La opción del pescado fue acertada. Tanto la merluza del cantábrico rellena de setas y gambas como la suprema de bacalao. Mucho más jugosa la merluza, gracias a un relleno de diez igual que su salsa. La presa de bacalao hubiera sido un excelente sino hubiera competido contra la merluza. Marcada en su punto y con una guarnición con pimientos y aceite de trufa excelentes.

Los postres son un punto y a parte. La gouxa y la tarta de queso inmejorables. Que la primera vez que como gouxa, postre típico de Vitoria, sea de esta calidad es de agradecer. Creo que el nivel está muy alto, con una textura y una suavidad perfecta para evitar cualquier pesadez después de dos platos tan contundentes. Para contrarrestar tanta sofisticación, una tarta de queso correcta y riquísima.

En definitiva, un lugar excepcional para acabar una visita a un pueblo tan idílico como bonito. Eso sí, hay que abrigarse y estar preparados para el más que probable frío y mal tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s