La Frontera

Restaurante: La Frontera

DirecciónCalle Cristóbal de Moura, 105, 08019 Barcelona

Lo mejor: Está todo buenísimo

Lo peor: Quizá la localización, en medio de polígono industrial

Precio: 9,50€ el menú

Existe un sitio perdido en Barcelona donde pedir el menú diario puede ser demasiado, pero aun así, hay que hacerlo, porque está todo buenísimo. Este restaurante argentino, situado en el barrio de Poblenou, merece una mención especial puesto que todo aquel que pueda acercarse y poder disfrutar de su menú diario debe ser advertido de que no será defraudado. Evidentemente, cada día la carta cambia, pese a que alguno de los platos estrellas, como la entraña, suelen estar casi siempre dentro de las opciones.

IMG_20170302_152242_recortada

Poder escoger de primero entre una parmigiana, una ensalada Cesar espectacular, una quiche tremenda o un canoli relleno de cheddar y bechamel son solo alguno de los lujos de venir a comer aquí. El siguiente, como no, poder gozar de una entraña buenísima, como solo los argentinos pueden cocinar. O un increíble sandwich de lomo de cerdo desmenuzado con queso cheddar fundido por encima, una delicia de sabores que no se puede dejar escapar si está en la carta. O un plato tan completo como un wok de pollo con verduras salteadas. Todo en La Frontera es delicioso.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y después de todo esto hay que hacer hueco al postre. Esto hablando del menú diario. Si algo más se puede destacar de La Frontera es un servicio a domicilio muy interesante en el cual pizzas y empanadas son las verdaderas estrellas.

Gran restaurante, tanto para comer in situ como para llamar en un día en el que cocinar no es una opción.

Rimini en Barcelona

Restaurante: Rimini Rimini

Dirección: Carrer d’Ausiàs Marc, 31, 08010 Barcelona

Lo mejor: Los entrantes

Lo peor: Por decir algo, el local es íntimo pero pequeño si se quiere ir en grupo.

Precio: 20-25€

Al entrar en Rimini Rimini tienes claro que es un restaurante que entra por la vista. El local es acogedor, pequeñito, pero de esos en los que te apetece sentarte y sabrás que comerás bien nada más subir al segundo piso.

20161202_224508

No es un italiano típico, en el que te quedas con la pasta o la pizza y ya está. Aquí te apetece escoger muchos platos y compartirlos, poder abarcar el máximo de sabores posible. Por ejemplo, esa tabla de quesos con confitura y miel, la selección de bruschette o la tabla de embutidos de la región de la Emilia-Romagna. Estamos en un restaurante de una región de grandes embutidos italiana.

Pero no solo de quesos y embutidos vamos a comer. A parte de sus platos de pasta, donde destacan la lasaña a la parmigiana y los strozzapreti con salchicha y cherry, también, como buen italiano, tiene una amplia lista de pizzas. Si no se quiere caer en la tentación de la pizza de toda la vida (margherita, napolitana, diavola, 4 formaggi, etc), se puede optar por la Rimini Rimini, una focaccia con mozzarella, romero, porchetta y rúcula, en la cual se podrá apreciar con más intensidad el sabor de la masa.

Y como no, acabar con un tiramisú casero, que junto con la panna cotta y la tarta casera del día harán feliz a más de uno.

Plan alternativo para cambiar el restaurante italiano global toda la vida por uno un poco más centralizado en una región italiana en la que la materia prima es de gran calidad.

Kualexu en Cornellá

Restaurante: Kualexu

DirecciónAvinguda del Parc, 45, 08940 Cornellá de Llobregat, Barcelona

Lo mejor: Bocadillos y wraps junto con la terraza en verano.

Lo peor: No viene de paso

Precio: 10-15€

De Cornellá mucha gente solo conoce a los Estopa y Jordi Évole. También existen muchos bares, al final somos un país de bar y ladrillo. Pero mi recomendación de hoy es un bar donde las hamburguesas y lo bocadillos, en formato tradicional o wrap son una buena alternativa si uno se encuentra por estos lares. Las típicas tapas están (huevos rotos con jamón, bravas, etc), pero mejor si se complementan con un buen wrap estilo alemán (frankfurt) o se opta por uno un poco más exótico de humus.

En cuanto a los bocadillos destacar el pan en forma de coca que junto con una selección muy variada de combinaciones le da un toque especial si no se opta por la hamburguesa o el wrap.

Y después de un buen bocata unas copas para bajar la cena, que nunca está de más.

Teresa Carles, un vegetariano en Lleida (y BCN)

Restaurante: Teresa Carles

Dirección: 2 localizaciones, una en Lleida y otra en Barcelona

Plaça Ricard Vinyes, 5, 25006 Lleida

Carrer de Jovellanos, 2, 08001 Barcelona

Lo mejor: Todo es sano (o eso se cree uno al comer aquí)

Lo peor: No se me ocurre nada malo. Se aceptan sugerencias

Precio: 25-30€

La cocina vegetaría ya no es moda, es realidad. Ahora hay que ir más allá, el veganismo es lo que está de moda. Muy bien para ellos, pero no podrán disfrutar de Teresa Carles. Cualquiera de los dos restaurantes, tres si contamos el Flax&Kale (aunque este cuenta con pescado azul), comparten la misma filosofía, demostrar que además de crear platos sanos y riquísimos sin carne ni pescado, también se puede engañar a la vista recreando platos tradicionales.

Las tradicionales ensaladas están, como es de esperar, pero también tienen variantes con ingredientes no tan comunes. También dan la opción de crearte la tuya propia, pero para eso mejor quedarse en casa, lo interesante es pedir los platos elaborados por ellos y no quedarse solo en las hojas de lechuga mezcladas con tomates y queso.

De las veggie tapas o los entrantes destaca la bomba de la Barceloneta, sustituyendo la carne por boletus, champiñones y garbanzos y la curiosa la brandada de atún vegano para rellenar unos pimientos de piquillo. En cuanto a las sopas y cremas destaco la olla aranesa. Quizá no tenga la potencia y el sabor que podría tener con una pelota de carne y una butifarra negra que no fuera vegana, pero no está muy lejos. Digna de probar y así compararla con la original (para todo aquel que haya comido alguna vez).

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La pasta es quizá el recurso más fácil para el vegetariano, y rellenarla no es algo muy complejo. El canelón XXL es la prueba de ello, relleno de gírgolas, champiñones, boletus y bechamel trufada, una gozada. Quizá un reto más complicado sea cambiar la carne de la lasaña y lo logran con calabaza, piñones y boletus: deliciosa.

El risotto de avena con espinacas, espárragos trigueros y calabacines quizá sea una buena elección para el amante del color verde, pero dentro de la selección que aquí se hizo fue el plato más insulso. Es como comparar a Carles Puyol con Neymar, Messi o Ronaldinho. EL platos más interesante de la noche y el que recomiendo si o si por su gran recreación es el portobello freak&do. Que un champiñón sea capaz de hacerse pasar por ternera tiene mucho mérito. Buenísimo en todos los aspectos, sabor, textura (muy similar a como queda la ternera en el fricandó original) y estéticamente. Un 10 en todos los sentidos.

Los postres siempre son bienvenidos. Quizá lo menos sano, pero necesarios. Apple crumble con manzanas de Lleida, por supuesto, cheesecacke a la catalana, es decir, un buen miel y mató, y chocolate. Cierre colosal a la velada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este post lo que quiere es demostrar que un restaurante vegetariano tiene tanto sabor o más que cualquier  brasería o marisquería, no es necesario comer carne y pescado todos los días. Tampoco es necesario abandonarlo por completo, tan solo consumirlo con medida.