La Taina, carnaca en el barrio de Gracia

Restaurante: La Taina

Dirección: Carrer de Bruniquer, 24, 08012 Barcelona

Lo mejor: La carne en general pero el entrecot en especial

Lo peor: Restaurante no  óptimo para veladas románticas!

Precio: 20-25€

IMG_20170430_143713

 

En la Vila de Gràcia encontramos un lugar escondido, un restaurante de los de antes, en el que salir con la panza llena no será difícil.

Restaurante familiar y con una decoración que podríamos tildar de “vintage”,  da la opción de elegir entre dos menús que comparten los entrantes, y donde hay material para elegir y tener claro que seguro que algo gustará.

Además de incluir un entrante y un plato principal, el pa amb tomaquet no puede faltar, junto con la bebida y los postre.

 

En cuanto a los entrantes, las ensaladas no pueden faltar. En La Taina son gigantes, parecen un plato único. También en tono sano se puede encontrar la escalivada (pimiento, berenjena y cebolla asada) con queso cabra que encajan perfectamente con el pan con tomate. Si se va en época, unos calçots al modo tradicional en mitad de la ciudad la verdad es que no sientan nada mal, igual que las alcachofas a la brasa. Y ya para los más amigos del colesterol una croquetas caseras de pollo o unos garbanzos con butifarra negra desmenuzada. Nada mal para ser unos posibles entrantes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En el momento de la verdad, a la hora de elegir el plato principal, la recomendación, no solo de la casa, sino también mía, es que si os gustan los entrecots, probéis esta maravilla: espectacular. Ahora bien, si no es lo que más os gusta hay platos para aburrir. La entraña, de un tamaño considerable también es una gran opción, igual que el secreto ibérico o la tira de asado. Si lo que se quiere es picotear un poco de todo, pues también hay opciones. Entre ellas el plato de cordero a la brasa o la butifarrada (morcilla negra, choricitos y dos tipos diferente de butifarra)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los postres no son caseros, pero no por ello bajan el nivel global del menú. Tarta de queso, tarta de brownie y quizá el más bueno, tarta de crema catalana.

Queda demostrado que no hay que salir de la ciudad para disfrutar de una buena carne a la brasa, con ir al barrio de Gracia es suficiente!

Mug, un italiano en L’Hospitalet

Restaurante: Mug

DirecciónCarrer de les Roselles, 14, 08901 L’Hospitalet de Llobregat

Lo mejor: Los platos de fuera de carta son una apuesta interesante

Lo peor: Lástima que no incluyan el quinto tapa en la carta

Precio: 20-25€

En pleno centro de Hospitalet hay un pequeño restaurante italiano llamado Mug, en el que ya de entrada, en pleno quinto tapa organizado por Moritz nos sirven un risotto a la catalana, es decir, combinado con una mini albóndiga y un mini calçot. Nada mal para comenzar la noche.

20170318_213610

Salvando excepciones como estas, pese a que no parezca un plato típico italiano, un aperitivo como unas croquetas de gorgonzola parecen un buen inicio. Clásicos como ensaladas, mozzarella de bufala o carpaccio tienen alternativas con platos más novedosos como podrían ser una patatas bravas combinadas con una salsa arrabbiata o unos Moscardini Fritti (chipirones con salsa de citricos y lima), platos “poco” italianos.

De platos principales destaco los de fuera de carta. El premio se lo llevan los sedani rigati con salsa de pesto roja, muy interesantes y con un sabor muy bueno. También fuera de carta, los fetuccini al ragú blanco parecían una buena opción pero resultaron tener menos sabor del esperado, no fueron una buena selección en este caso. Para resarcirnos una bistecca alla fiorentina con rúcula y parmesano, muy buena elección para los más carnívoros. Al punto, con un gusto exquisito, y con un aporte diferente ante la gran cantidad de italianos que existen en nuestro país.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pocos postres pero caseros donde destaca el gran tiramisú en sus diferentes variantes: el clásico, con nutella y coco, o de amaretto. Sino, siempre está opción de la pannacotta.

En definitiva, un restaurante italiano diferente en Hospitalet, en el que la pizza no es la base en la que se sustenta el negocio. Una apuesta interesante.

 

Norte-Westfalia, la Alemania del Ruhr

Cuando uno dice que va a Alemania la pregunta más común que escucha es: ¿vas a Berlín o a Munich?. Pues no, no vamos a hablar (de momento) de ninguna de estas dos ciudades. El estado de Norte-Westfalia es la zona con la mayor cantidad de minas de carbón de Alemania, es de donde son originarios Michael Schumacher, Heidi Klum y Blind Guardian y también de donde son un gran número de equipos de fútbol de la Bundesliga. Pero vamos a recomendar varios restaurantes y comida típica.

Quizá lo más famoso de Gelsenkirchen sea su equipo de fútbol, el Shalke 04. Ciudad con un alto índice de paro y una de las más pobres de Alemania, la cual recibe mucha inmigración. Por esto, no es de extrañar que uno de los mejores sitios que podemos recomendar sea un restaurante italiano, Trulli.

20170413_203854

Para empezar te reciben con un una selección de olivas y una especie de mantequilla de pesto que puedes untar en unos bollos calentitos. Un diez como comienzo y que no decae en toda la velada. Como recomendaciones para compartir los antipasti de la casa, una selección de parmesano, tomates secos, garbanzos y verduras varias a la plancha junto con un plato de embutidos típicos italianos. Cualquier decisión es buena. Pizzas, carne, pescado y como no, pasta, tanto en calidad como en cantidad, ideal para gente con mucho apetito. Y para acabar, que mejor que unos buenos postres: tiramisú, pannacotta y mousse de chocolate, la combinación perfecta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya en Bochum, recomendación de un restaurante de toda la vida: Brauhaus Rietkötter. Será por el frío o porque realmente tienen una pinta increíble, las cremas son un gran inicio para ir abriendo boca. Crema de patata, guiso de carne o, en especial, la crema de calabaza (Kürbiscremesuppe), con toque a chile y un poco de nata, que esta deliciosa y en el que el chile le da un toque de Rock&Roll, tal y como diría el mismísimo Jordi Cruz.

El toque alemán lo da el Käsespätzle, una pasta típica del sur y que en esta modalidad está acompañada de lonchas de queso emmental fundido y cebolla frita. Espectacular!

Un plato no tan alemán y que puede ser un contrapunto a aquel que no le interese la gastronomía de ese país sería la Mädchensalat, una ensalada con una vinagreta balsámica y salmón a la plancha. Sí, pescado, algo “sano”, sin tanta salsa ni tanta contundencia como los platos anteriores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Quizá ninguna de estas ciudades os resulte familiar, pero si hablamos de Colonia seguro que la cosa cambia. Allí, Peters Brauhaus ofrece tradición. Uno de los platos más populares es el Mett (Metthappen), carne de cerdo picada, servida típicamente en una rebanada de pan, y condimentada con sal, pimienta y cebolla. Quizá de entrada eche para atrás, pero una vez la pruebas no puedes parar de comer. Algo sencillo y rico.

Siguiendo con los platos típicos, uno consistente: el Rheinischer Sauerbraten (o Soorbrode). Carne, típicamente de caballo pero que puede encontrarse de otras variedades como en este caso de buey, marinado con vinagre, agua, caldo de verduras y especias y acompañado con puré de manzana y de puré de patatas, y de un sabor fuerte. Ideal para días de frío, algo no muy difícil en Alemania.

Otro plato típico, pero que podría encontrarse con mucha facilidad en España sería el Himmel un Äd. Morcilla negra con cebolla frita y todo acompañado con puré de patata. Sabor esperado para todo amante de la morcilla.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Consejos y restaurantes que bien pueden servir para todo aquel que viaje a una zona no muy turística de Alemania pero que sinceramente no hay que descartar si lo que se quiere es tranquilidad y naturaleza. Cualquier destino, por atípico que parezca, puede deparar grandes sorpresas.

IMG_20170415_223543

Bonus: también en Bochum una recomendación muy válida es la de un lugar para darse un capricho. Uno de los mejores sitios para comer un currywurst está en esta ciudad y se llama Bratwursthaus. Hay que reconocer que está muy bueno y da energía al momento. No en vano, la calidad ha llevado a una fama tan grande que ahora mismo ya venden hasta por Internet. Renovarse o morir!