Rooftop Smokehouse

Restaurante: Rooftop Smokehouse

Direcciónc/Consell de cent 159 local b, 08015 Barcelona

Lo mejor: Compartir una experiencia única de saborear productos ahumados

Lo peor: La poca disponibilidad.

Precio: 50€

En pleno Eixample izquierdo, en un patio interior, se esconde la Fabrica Lehmann, una antigua fabrica de juguetes, que rehabilitada en algunas partes, sirve de locales para diferentes entidades y comerciantes. Entre ellos los creadores de la singularidad idea de dar al ahumado un protagonismo que a muchos les podría parecer una apuesta demasiado arriesgada.

Venta de productos, talleres, actividades de catering y dos veces al mes (sí, habéis leído bien, 2), restaurante ocasional. Esta idea tan singular y tan ocasional, y por consiguiente exclusiva, hace que lo convierta en una experiencia singular y especial a la vez. Menú cerrado compuesto por 7 platos, que incluye la bebida (agua, vino tinto y vino blanco), y que está dividido en dos mesas de diez personas cada una, ideal para contar y escuchar historias únicas y en algunos casos increíbles.

IMG_20170721_204425

Después de esperar con una copa de cava a que llegasen todos los comensales, nos sirvieron el aperitivo en el patio interior de la manzana, donde además explican la historia de todo lo que envuelve a Rooftop Smokehouse. Aperitivo con sabor británico: Guinness con ostras. Mezcla de sabor del mar con la cerveza tostada más famosa del mundo.

Como entrantes empezaron con un paté de hígado de pollo mezclado con mantequilla para darle más suavidad al sabor y una textura más apropiada par untar en el pan. Después dos ensaladas. La primera de caballa ahumada con berros y manzana. Frescor y sabor a la vez. La caballa, el “hermanito” feo del atún, siendo el protagonista de un gran entrante. La segunda ensalada, de mar y tierra, compuesta por huevo de periquita cocido, salmón ahumado acompañado de espárragos trigueros. Un ahumado que pasa muy desapercibido con un huevo duro con una cocción en el punto de dejar un poco líquida la yema, acompañado todo de unos espárragos.

Como platos estrella pulpo y panceta, ambos ahumados, como no. El pulpo, espectacular, y muy probablemente lo mejor de la noche, venía acompañado por una ensalada de lentejas con salsa que ellos llaman “chimichurri británica” y que está compuesta por eneldo, alcaparras, anchoas y algún ingrediente más. La panceta por su parte, estaba cocinada a baja temperatura, venia acompañada de chucrut hechos por ellos mismos. La panceta se deshacía en la boca. Espectaculares ambos platos.

El postre estaba compuesto por una galleta de avena, que acompañaba a una bola de helado de una típica crema inglesa llamada curstard, que esta elaborada principalmetne con leche, nata y vainilla. Para completar el postre un rubardo, que con su acidez contrarresta de manera muy armoniosa tanta dulzor. Final espectacular.

IMG_20170721_224754

Estamos ante un gran “restaurante”, en el que el menú es imprevisible, pero más imprevisible puede ser la experiencia que uno pueda tener allí. Repetir es una obligación puesto que según la temporada en la que se está, los ingredientes a ahumar cambiaran seguro.

Albamar en Lloret de Mar

Restaurante: Albamar

DirecciónPlaya de Santa Cristina, Lloret de Mar

Lo mejor: La paella y los mejillones a la marinera

Lo peor: Que esté tan sujeto a la época de verano

Precio: 30-35€

Cuando llega el verano y la playa se convierte en el sitio ideal para muchos para soportar lo mejor posible el calor siempre viene bien un sitio cerca para hidratarse y como no, para comer una buena paella (o arroz con cosas muy ricas).

Un sitio ideal está en la cala de Santa Cristina en Lloret de Mar. Dejando a un lado la dudosa fama que puede recibir esta localidad costera, existe un lugar idílico dentro de tanta fiesta.

El restaurante Albamar, situado en la misma cala, presenta una colección de entrantes muy interesantes: ensaladas de varios tipos (queso de cabra, roquefort y nueces, tropical, etc.), calamares muy ricos, croquetas, gazpacho, o melón con jamón entre otros. Pero destacar los mejillones a la marinera. Quizá la mejor salsa a la marinera que yo haya probado jamás. Casi se podría pedir un plato de esta magnifica salsa y una barra de pan para mojar hasta acabar con toda.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vez los entrantes ya hayan sido devorados, el plato principal será un acierto seguro y se decide entre la fideuà o los diferentes tipos de arroces que preparan, todos ellos de una gran calidad. Arroz negro, paella marinera o la combinación de mar y montaña en la paella Albamar. Estampa de postal de verano en la costa del mediterráneo que se plasma delante de uno, paella en el plato y el mar de fondo.

20170730_143530

Si después de todo este manjar aún hay apetito no dudéis en probar uno de los magníficos postres que se preparan aquí. Después de todo, estamos en verano y (casi) todos los excesos que suponen unos quilitos de más se perdonan en esta época.