La tortilla más grande de Córdoba

Restaurante: Casa Santos

DirecciónCalle Magistral González Francés, 3, 14003 Córdoba

Entre paseo y paseo hay una parada obligatoria para todo turista (y autóctono) en Córdoba, y esa es Casa Santos. La tortilla de patatas más grande de toda Córdoba se cocina aquí y es una atracción más que suficiente para hacer un stop and go. Tortilla y cerveza unen sus fuerzas para dar energía a cualquier hora del día.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Mundana

Restaurante: La Mundana

DirecciónCarrer del Vallespir, 93, 08014 Barcelona

Lo mejor: Arroz de cap-i-pota

Lo peor: A veces hay mucha diferencia entre el nivel de unos platos y otros

Precio: 25-35€

En pleno barrio de Sants, en un local no excesivamente grande, hay uno de los referentes de la cocina contemporánea. Elegido por los lectores de El Periódico de Catalunya mejor restaurante del 2016 y, seguramente, aspirante a alguna estrella Michelin en un futuro, La Mundana ha calado hondo en el público. Con una personalidad muy importante, solo hay que ver la presentación de las patatas bravas con dos tipos de salsa (salsa brava y all-i-oli ahumado), ya nos damos cuenta que estamos comiendo en un restaurante de autor 100%.

Para empezar, mucho sabor a mar: anchoas, boquerones, ostras, tartar de atún, etc. Eso sí, combinados con croquetas, quesos y ensaladillas, que hacen que el entrante sea entre muy desenfadado y muy selecto. Algo “no tan crudo”, como la propia carta indica, nos da la opción de elegir elaboraciones como el Milhojas de Buey de mar y mayonesa de miso, una ensalada en la cual el buey de mar está acompañado de aguacate, manzana y chip de patata. Muy fresco y ligero y rico, ideal para empezar a calentar motores.

20170725_203950

La flor de calabacín, rellena de brandada de bacalao, combinación muy interesante, pero que no estaba al nivel de resto de platos, entre los cuales destacaba, de lejos, el arroz de cap-i-pota y anguila, acompañados por una salsa teriyaki y all-i-oli de azafrán. Gran arroz, de sabor intenso y que sin duda pasa de ser una recomendación a una obligación. Este plato debería venir de serie al sentarte a comer en La Mundana.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Otro plato sorprendente son los huevos sorpresa. Cada cucharada es una mezcla de sabores muy comunes, pero que con un poco de aquí y un toque de trufa por allá lo convierten en un plato delicatesen. Otro de los triunfadores en la carta de La Mundana.

20170725_210917

El pincho moruno podría ser el plato infravalorado de la carta. Con un nombre muy común engaña totalmente, ya que, junto con el humus al cúrcuma hacen una combinación asiática muy buena, y lo convierten en un plato muy apetecible para los comensales más carnívoros. Al igual que la brocheta de pulpo y panceta. Acompañada de un caviar hecho a base de berenjenas y coco, explotan al máximo la combinación mar y montaña, junto con la verdura y la fruta. Cuatro elementos tan distintos en un solo plato que hablan muy bien de este restaurante y de sus apuestas tan arriesgadas y combinatorias que generan explosiones de sabores dentro de la boca.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En cuanto a los postres, seguramente todos son válidos, pero el postre estrella es el Torrichucho, una torrija rellena de crema, un final de diez.

20170725_214208

No hay más que añadir ante uno de los restaurantes que se ha convertido en estrella de la restauración Barcelona. Con un futuro muy brillante, hay que disfrutar de él antes de que se convierta en un lujo poder conseguir mesa para reservar.

Natsumi en la Costa Brava

Restaurante: Natsumi

Dirección: Carrer Sénia del Barral, 26, 17310 Lloret de Mar, Girona

Lo mejor: Nigiri de Tuna y los Futomaki

Lo peor: La diferencia entre el menú básico y el menú degustación

Precio: 20-35€

Una vez dentro de Natsumi, solo los camareros te recuerdan que estás en plena Costa Brava. Seguramente, después de darle vueltas y más vueltas a la decisión de qué pedir, la opción del menú degustación será la más acertada. Además, comparándolo con el otro menú, vale la pena pagar esos euros de más, puesto que mirando la lista de platos que contiene, parece que los platos estrella están incluidos en él y qué mejor que probarlos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las gyozas, pasadas por la plancha para darle un toque crujiente perfecto, son un gran comienzo. Un toque que, particularmente, le dan un sabor y una textura muy diferente y que mejora sensiblemente a cualquier gyoza.

Los yakisova, con carne de ternera, muy suaves, son un plato muy rico pero que pasará a un segundo plano en el conjunto global de todo el menú.

Los espárragos No Tonkatsu, muy tiernos y tempurizados, están acompañados de una salsa a base de frutas. En este caso no hablamos de la típica verdura tempurizada, aquí todo tiene un sentido y es darle esa textura crujiente para dejarse bañar en la salsa y combinarla con el gran sabor de los espárragos trigueros.

Los nigiri de salmón son muy suaves, aptos para quién no sea un fan del salmón. Un flaco favor le hace venir acompañados de los nigiri de Tuna, una combinación de atún con foie flambeado y con una reducción de Pedro Ximénez. Un manjar que se deshace en la boca y que hará las delicias de todos los que lo prueben. Solo por este nigiri vale la pena entrar en el Natsumi. Otro de los grandes en este restaurante son los Futomaki. Maki con salmón, aguacate y queso cremoso, todo ello tempurizado. De nuevo, combinación excelente de la tempura con la soja y todos esos sabores que juntos le daban una textura crujiente y suave a la vez. Muy, muy ricos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Ya para acabar y conseguir saciar el apetito del todo, un surtido de 12 piezas de nigiris y makis. Los más sencillos de salmón y aguacate junto con dos más elaborados: Tempumaki y Osaka. No hay que decir que tanto el Tempumaki, combinación de queso cremoso con tartar de salmón marinado y todo ello tempurizado, y los Osaka, nigiris compuestos por langostino y aguacate, cubiertos de atún, foie y Pedro Ximénez, son la guinda final a un gran menú de comida japonesa tal y como la entendemos los europeos.

20170729_225042

Los postres del menú también están bien elaborados y muy ricos, si bien podrían ser más de otra temática de restaurante que no el que propone Natsumi. Plátano tempurizado con canela y miel o pannacotta.

En definitiva, gran alternativa a la gran colección de restaurantes turísticos que se amontonan en Lloret de Mar, y que hará que el ciudadano local y el turista más exigente tenga una razón más para pasar por la Costa Brava.