Marisqueira Fialho (Algarve)

RestauranteMarisqueira Fialho

Dirección: Parque Natural da Ria Formosa, EM1339 1090E, 8800-102, (Tavira) Portugal

Lo mejor: La calidad del pescado a la brasa.

Lo peor: Abstenerse finolis que se basen en la pulcritud de un local.

Precio: 20€

Uno va por Portugal y se deja aconsejar por la gente local o por los asiduos, que año tras año van a veranear a las preciosas playas del Algarve portugués. La Marisqueria Fialho es uno de esos sitios a los que uno llega así o, porque perdido entre las carreteras más inverosímiles, da con este lugar en el momento preciso a la hora adecuada. Fácil de encontrar si te lleva Google Maps, reconocer que yo fui recomendado y doy gracias a ese gran consejo.

Cuando llegas a un sitio y ves que más de la mitad de la gente habla el idioma local te das cuenta de que se comerá bien y a buen precio. Y este fue el caso.

Pese a tener carne en su carta, que menos que decantarse por el marisco y el pescado en un sitio de costa y que se llama Marisqueria. Almejas, pescado frito y salmón a la brasa (el mejor salmón a la brasa a la plancha que haya probado jamás) son un pequeño ejemplo de la gran variedad que tienen.

Ni que decir de la cantidad, platos enormes y bien complementados con los acompañantes, de los que recomendaría dejar para el final y así poder saborear y degustar el protagonista del plato.

Gran recomendación si uno lo que quiere es darse un festín de pescado y marisco.

De fin de semana en Bruselas

Bruselas, la capital belga y europea, es una ciudad pequeña, donde su principal atractivo turístico es pasear por sus calles y ver la estatua de un niño haciendo pis… Sí, Manneken Pis es un símbolo de Bruselas como lo podría ser el mismísimo toro que está en Wall Street.

Y una de las mejores maneras de ver a los turistas haciendo fotos e inmortalizando el momento en el que ven ese reclamo turístico es en la terraza del singular bar Poechenellekelder (Rue du chêne 5). Aquí encontraremos, además de un trato excepcional, una gran variedad de cervezas belgas, servidas perfectamente cada una en su propia copa, y que podemos acompañar de una gran variedad de embutidos y quesos. Si el tiempo acompaña, lo ideal es tomarse un descanso en su pequeña terraza, pero si el tiempo o la afluencia no lo permiten, se puede también contemplar la singularidad de este bar.

20180624_131510

Si por el contrario, lo que nos apetece es algo más dulce, siempre podremos recurrir a deleitarnos con un las Merveilleux Au Chocolat de la pastelería Aux Merveilleux de Fred (Rue du Marché aux herbes 7). Levantan el ánimo y dan las fuerzas para seguir callejeando por las preciosas calles de Bruselas. Pastelería, que estando en el mismo centro de la ciudad, parece un lugar ideal para ese pit stop siempre necesario cuando estamos de turismo.

20180624_123147.jpg

Pero no solo de pequeños bocados se puede vivir. En cualquier ciudad que se visite, la comida tradicional se ha de intentar probar. Y en Les Brassins (Rue Keyenveld 36) quedó claro que es un buen lugar para ello. Buena comida típica, cervezas también belgas, grandes cantidades y precio estándar belga. Recomendable.

Bruselas dejó claro que es un buen destino para un fin de semana: pasear por calles bonitas, comer muy bien y beber cerveza. ¿Qué más se puede pedir?